Para todos aquellos inmersos en el proceso de aplicación las redacciones no son nada nuevo. Bien estéis solicitando la admisión universitaria o en un boarding school, las redacciones constituyen un elemento de gran importancia en el proceso, por muy rollo que esto pueda ser. Las redacciones sirven al comité de admisiones para conocer de forma más personal al candidato, al mismo tiempo que pueden comprobar las capacidades lingüísticas de éste a nivel escrito.

Ahora bien, ¿cómo hacemos una buena redacción? No hay una fórmula mágica prototípica y aplicable a todos los casos, pues las redacciones de admisión son muy variadas tanto en tema como en extensión. Sin embargo, queremos aportar nuestro granito de arena y compartir con vosotros, basándonos en nuestra experiencia, algunos consejos que pueden ayudaros a configurar una buena redacción:

  1. Parte de una lluvia de ideas. Por tonto que esto pueda parecer, puede servirte de gran ayuda. Partiendo del tema requerido o elegido, fragmenta tus ideas/motivos y razones y distribúyelos en grupos similares a fin de agrupar lo que quieres decir de forma coherente.
  2. Si tienes la opción de escoger tema, hazlo sobre algo que te haga resaltar. Un hobby, un talento, algo que te apasione o en lo que sobresalgas. Esto marcará la diferencia y conseguirás que no te cueste tanto ponerte a escribir y redactar fácilmente.
  3. Show, don’t tell. Esto es, no tengas miedo a incluir todos los detalles interesantes que se te ocurran, o las razones y motivos que te llevan a pensar de esa forma. Cuanto más lujo de detalles más visual será todo para el lector y más entrará en la dimensión que estás tratando de crear.
  4. Usa tu propia voz.  No intentes copiar o parafrasear ideas y/o clichés por pensar que vaya a quedar mejor. Compartir tus propias ideas y creencias te será mucho más fácil que fingir otras diferentes por muy interesantes que estas puedan parecer.
  5. Asegúrate de que alguien que no seas tú relea la versión final de tu redacción. A veces, nos ofuscamos tanto y releemos tantas veces lo que hemos escrito que no nos damos cuenta de los errores que podamos cometer: faltas de ortografía, repeticiones, sin sentidos… Puedes compartirla con algún compañero, amigo, familiar o incluso, profesor antes de cargarla en tu aplicación o de entregarla.

Al final todo se resume a quedar content@ con lo que uno ha escrito y proporcionado al comité de admisión, pero ten todo esto en cuenta, ¡y seguro que obtendrás un resultado estupendo!

Posts Relacionados: