5 (100%) 3 votos

A apenas un mes de que nuestros chicos y chicas emprendan su aventura a Estados Unidos, hemos querido dedicar un post a la preparación de este gran viaje, con algunos tips y recomendaciones que puedan ser útiles.

Empezaremos, por lo básico: el equipaje. Estas son las cosas que no deben faltar en tu maleta:

  • Toda tu documentación en regla (DNI, pasaporte, visado, tarjeta sanitaria, etc.), ya que es la que te permitirá acceder al país.
  • Un adaptador de corriente, ya que su sistema eléctrico es diferente, así como sus enchufes.
  • Lleva dólares en metálico, para cualquier imprevisto que pueda surgir a tu llegada, o por si acaso pudieras tener problemas con la tarjeta.
  • Si precisas llevar algún medicamento, no olvides llevar también la receta de este.
  • Asegúrate de que tu compañía telefónica es funcional en Estados Unidos, tanto las llamadas como la conexión a internet. En caso de que no lo sea, consigue una tarjeta SIM que puedas utilizar allí.
  • A la hora de preparar tu equipaje, busca información sobre el clima del estado al que viajas, para decidir si debes llevar más o menos ropa de abrigo. Piensa que vas a estar allí varios meses, por lo que vas a atravesar diferentes estaciones del año.
  • Optimiza todo lo que puedas el espacio, evita llevarte cosas prescindibles o que puedas comprarte allí, como material escolar (cuadernos, bolígrafos, etc.), ya que los podrás conseguir fácilmente en tu nuevo centro. Al igual que utensilios del hogar, ya que el sitio en el que vas a residir estará perfectamente acondicionado. Y si echas en falta cualquier cosa, puedes adquirirla allí mismo.
  • Si quieres llevarte cualquier cosa inusual o no tienes claro si puedes viajar con algún objeto concreto, siempre puedes acceder a la página web de la Embajada de Estados Unidos, donde encontrarás todos los artículos permitidos.

Lleva dólares en metálico, para cualquier imprevisto que pueda surgir a tu llegada, o por si acaso pudieras tener problemas con la tarjeta.

Una vez hayas llegado a tu destino, empieza tu verdadera aventura, por lo que es normal que sientas nervios los primeros días. No te preocupes por nada y recuerda lo siguiente:

  • Que no te dé vergüenza pedir indicaciones o ayuda para algo, la gente suele ser muy amable y abierta.
  • Piensa que una gran parte de tus compañeros y compañeras se encuentran en la misma situación que tú, es decir, también van a estar alejados varios meses de sus familiares y amigos, por lo que te comprenderán perfectamente y te apoyarán cuando lo necesites.
  • Al igual que recibirás ayuda en varias ocasiones, intenta interesarte por el estado de los demás y ofrécete a echarles una mano si crees que lo necesitan. El compañerismo es muy importante en un Boarding School.
  • Apúntate a actividades extraescolares, además de aprender y realizar cosas nuevas, es una manera muy fácil de hacer amigos y conocer a gente con los mismos intereses que tú.
  • Tus tutores y profesores están allí para orientarte y ayudarte, por lo que no dudes en acudir a ellos siempre que lo necesites. Además, valorarán mucho tu interés y proactividad.

El compañerismo es muy importante en un Boarding School.

Viajar a un país nuevo siempre asusta un poco, sobre todo a la hora de desarrollarte en otro idioma o habituarte a una cultura nueva. Te recomendamos que te relajes y verás como poco a poco todo fluye. Algunas de las cosas que no debes olvidar:

  • No dejes de relacionarte porque te dé vergüenza hablar en inglés. Aunque no lo hables perfecto, lo importante es conseguir expresarte. Tranquilízate y exprésate lo mejor que sepas, verás como poco a poco lo irás perfeccionando.
  • Presta mucha atención a sus conversaciones, a las clases y a todas las cosas que oigas. Escuchar es la mejor manera de aprender.
  • Intenta pensar en inglés, así te acostumbrarás a organizar las ideas y las frases en tu cabeza y te costará mucho menos comunicarte.
  • Si te trabas, para y empieza desde el principio. Como hemos comentado más arriba, serán amables y pacientes contigo, así que no te preocupes.
  • Interésate e infórmate sobre sus costumbres y tradiciones, así podrás participar de ellas cuando llegues y te será mucho más fácil integrarte.

Escuchar es la mejor manera de aprender.

Además, recuerda que existen varias diferencias a las que tendrás que acostumbrarte, como que allí se saludan con un apretón de manos, los horarios tanto para levantarse y acostarse, como para las comidas empiezan antes, o que las unidades de medida son diferentes (allí utilizan pulgadas para el tamaño, millas para la distancia y libras para el peso). Así que aborda esta experiencia con una mente abierta y una actitud relajada y verás como todo fluye. ¡Buen viaje!

Posts Relacionados: