EXPERIENCIA DE JUANJO DE LA ROSA

0 Comentarios

Mi aventura en Estados Unidos empezó en el año 2018 cuando mi familia, concretamente mi madre, me propuso la posibilidad de poder realizar mis estudios al otro lado del charco y que a la misma vez pudiera compaginarlo con deporte de alto nivel. Tomé la decisión de salir de España a finales de ese mismo año, por lo que me embarqué en el proceso de becas junto a deaquiparafuera, quienes me trataron excelentemente durante todo el camino, aconsejándome de todo los pasos que debía de hacer y ayudándome y resolviendo todas las dudas que por supuesto tenía por aquel entonces. Por lo que estoy muy agradecido por el trato que mostraron y siguen mostrando.

Esta decisión se vio condicionada por varios factores, entre ellos mi lento desarrollo físico en lo deportivo y por lo tanto desventaja a la hora de competir con respecto a los demás atletas. Ya que desde mis inicios en el atletismo mostré capacidades un poco diferentes a los demás niños, y por lo tanto no estaba acostumbrado a quedarme fuera de podios o perder carreras tan frecuentemente. Este punto de mi andadura por el deporte fue un duro golpe psicológico y noté que necesitaba un cambio. Un cambio a lo grande, y que más grande que Estados Unidos? Sabía que el método estadounidense era diferente al europeo en cuanto a métodos de entrenamiento se refiere, y además, este cambio coincidiría con mi desarrollo físico, por lo que sentí que era el momento de dar el paso. Tras varias ofertas de distintas universidades acabé aceptando la de Christian Brothers University (CBU), una universidad de NCAA localizada en Memphis, Tennessee.  Compitiendo así con su equipo deportivo los “Buccaneers” o “Bucs” bajo el mando del coach Nic Fortenberry, quien fue de uno de los factores determinantes para tomar la decisión de firmar con ellos. Pero no me fui a Estados Unidos sin antes conseguir ganar algunos campeonatos autonómicos y participando en diferentes campeonatos de España de categorías inferiores. Además, la pandemia de la Covid-19 apareció y paralizó el deporte mundial, causando entre otras cosas, la retirada de mi por aquel entonces entrenador Ramon Luis Herrera tras una larga trayectoria como entrenador. Por lo que no había mejor momento para dar el paso. También con la aparición de mi padre, quien me ha sido mi mayor mentor durante todo mi camino, como mi nuevo entrenador en España, esta combinación me haría evolucionar como atleta.

Una vez en Estados Unidos, la adaptación en mi año freshman fue bastante rápida ya que conseguí integrarme a un grupo de amigos que actualmente siguen estando a mi lado en todo los pasos que doy. Una vez habiendo empezado a entrenar con el equipo, el coronavirus me hizo estar en cuarentena en tres ocasiones durante el primer semestre, haciendo de mi pretemporada una muy corta o prácticamente nula. En mi vuelta a España por navidades sabía que era hora de entrenar a intensidades altas para poder llegar relativamente en forma para el comienzo de la temporada indoor (pista cubierta) en enero. Conseguí correr a buen nivel en mi debut y un mes más tarde conseguí ganar dos medallas de plata en el Gulf South Conference Indoor Championships en las pruebas de 800m y el relevo 4x400m. Consiguiendo también ser Second Team All-Conference en la temporada indoor. Este fue el punto que me hizo ver que iba a ser posiblemente la mejor temporada de mi vida a pesar de las circunstancias. Y efectivamente así fue. Consiguiendo encadenar entrenamientos consecutivos de alta intensidad y calidad encontré mi pico de forma alrededor de marzo/abril en donde conseguí correr en 1:54,22 en los 800m, marca que me permitiría estar en el top10 del South Region ranking (región sur) de NCAA division 2. Pero mi corta pretemporada debido a las cuarentenas hizo que no pudiese mantener el estado de forma mucho tiempo. Por lo que al llegar al Gulf South Conference Outdoor Championships a pesar de tener una de las marcas favoritas no conseguí rendir al nivel esperado, pero me sirvió para por lo menos ganar la tercera medalla del año, esta vez un bronce,  con el equipo de relevo en el 4x400m, y además, con una marca que se trataba del récord de la universidad. Una vez en España, mi estado de forma siguió decayendo y algo parecido ocurrió en los nacionales de aire libre en España. Conseguí debutar con el primer equipo en La Liga División de Honor como integrante del equipo de relevo. Y así acabó mi freshman year. Tres veces medallista de conferencia, second team all-conference, top10 en 800m de la región sur, all-academic honor roll en la conferencia, dos veces integrado en la Dean ‘s List (lista del decano) y un debut con el primer equipo en España

A la entrada de mi año sophomore, noté que estaba más en forma físicamente y que podría ser un buen año. Pero a principios del año Coach Fortenberry debido a distintas razones decide salir del equipo hacia otras oportunidades. Esto deja un gran vacío en mi, ya que tenía una relación súper cercana con él como si de padre-hijo se tratase. Y además, es el hombre al que le debo todos los éxitos de mi año freshman. Por lo que tras su salida, su mujer Christina Fortenberry asume el cargo de head coach del equipo de atletismo. Con ella el entrenamiento se basa en la fuerza y la potencia para así poder hacerme un atleta más completo. El año pasado había notado una falta de resistencia que al final pagué en la conclusión de la temporada. Algo que no se iba a repetir este año. Por lo que salí de mi zona de “confort” y me integré a nuevas técnicas de entrenamiento junto a Coach Fortenberry. Como por ejemplo un mayor esfuerzo en el gimnasio o compaginar entrenamientos de pista con entrenamientos de fondo. Básicamente nos basamos en el hecho de que entrenando a niveles de estrés altos y de mucha incomodidad, en carrera iba a ser capaz de rendir cuando la presión fuese alta  cuando me enfrentara a situaciones difíciles durante su transcurso. Nos acostumbramos al estrés y la presión de la competición y así se reflejó en la primera carrera del año, en donde conseguí realizar 1:54,33 en pista cubierta. Prácticamente la misma marca la cual me metió en el top10 el año pasado cuando me encontraba en mi plenitud física. Pero en esta ocasión se trataba de la primera carrera y con mucha carga de entrenos, por lo que ni siquiera me acercaba a mi pico de forma. Esta carrera fue un punto de inflexión el cual quise dejar claro. El hecho de que esta temporada se puede soñar con hacer grandes cosas. Y demostrando que a veces hay que sufrir cuando menos apetece, para rendir cuando más se necesita.

Tras regresar de España de vacaciones de navidad para encarar el año 2022, comencé a desarrollar una lesión crónica en el dedo gordo del pie que se extendía desde el dedo, hacia la planta del pie y finalizando en la zona del gemelo. Por lo que tuvimos que implementar varias medidas para calmar el dolor y poder seguir compitiendo. Tras eso, conseguí batir el récord de Canarias absoluto y sub23 de 600m en pista cubierta, a pesar de no estar a mi 100% y arrastrando varias molestias físicas. Pero como ya dije, con el entrenamiento de este año soy capaz de aguantar situaciones de alto estrés y exigencia, en conclusión, mucho más preparado físicamente. Estoy orgulloso de haber realizado este récord pero lo que realmente me hace feliz es el hecho de haberlo hecho en unas circunstancias muy desfavorables, pudiendo haber sido posible correr a más nivel. Por lo que creo que este récord es una de las recompensas al trabajo constante y decisiones que he tomado en mi vida. Creo que con esto me establezco como un atleta con una alta madurez y dispuesto a hacer lo posible para poder ganar. Estoy muy agradecido al equipo, a mi entrenadora, familiares y amigos por estar siempre que los he necesitado, en momentos duros y de gloria. Por lo que este récord también es de ellos.

Este es solo el comienzo de lo que creo que va a hacer una buena temporada si la salud acompaña. Solo puedo decir que estaré preparado para todo desafío que se me presente, ya que no he estado mejor nunca. Y que al fin y al cabo, estoy consiguiendo convertirse en el atleta que siempre he querido ser. Y que lo que he hecho hasta ahora no es pura casualidad, por lo que solo puedo estar agradecido.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

REALIZAMOS UNA EVALUACIÓN SOBRE TUS POSIBILIDADES

¡Sin compromiso y de forma gratuita!